Seguidores

lunes, 24 de mayo de 2010

¿Dónde está Peter Pan?




Qué pena dejar de ser niños y perder la inocencia que estos enanos tienen.
Ya hemos crecido, ya somos adultos y ¿quién marca la barrera de la madurez?, ¿quién pone el límite de ser un niño ó ser un hombre?
Si yo tengo alma de niño, sí, pero no nos engañemos, ya tenemos que comportarnos como la sociedad civilizada indica.
Ya no podemos ir pisando fuertemente los charcos, mojándonos zapatos, calcetines y demás ropa e incluso mojar a la ancianita que pasea tranquilamente apoyada en su bastón.
Ya no podemos comer con las manos esa rica tarta de chocolate para luego chuparnos inocentemente dedo a dedo dejando un rastro marrón en la comisura de nuestros labios.
Ya no podemos irnos a la calle sin peinar, sin maquillarnos porque no estaríamos presentables ante el mundo.
Ya no podemos llevarnos de paseo a nuestra muñeca de trapo ó nuestro Action Man.
Ya no podemos decir con libertad e ingenuidad lo que pensamos de los demás porque nosotros, todos nosotros somos muy sinceros......hipocresía!
Me pregunto en la soledad de esta habitación, oyendo tan solo el tintineo de las teclas de mi ordenador, ¿somos todo lo sinceros que decimos?, ¿nos mostramos siempre, en cada momento, tal y como somos?
Reflexiona y ¿quieres contarme?
Mientras seguiré buscando mi alma de Peter Pan para, quizás, volar definitivamente al País de Nunca Jamás.

Autora: Emibel

Safe Creative #1005246379278

49 comentarios:

Elena dijo...

Te veo muy melancólica hoy Emibel.
Es cierto que nos hemos creado una barrera que no nos deja ser nosotros mismos.
Quizá nuestro comportamiento es muy rígido y de cara a la galería, pero la solución está en nuestras manos.
Yo, con los años me siento cada vez menos rígida, más yo, más niña, ahora salgo sin maquillar, algo impensable a mis 20 años.
Es cuestión de mirar de lejos para distinguir lo que de verdad importa.

Un beso.

Juan Carlos dijo...

Emibel, llega un día en que ese "tener que comportarnos como", a algunos nos asfixia y explotamos.
A partir de ese momento viene el calvario de las consultas medicas, la medicación, los grupos de auto ayuda, algún ingreso y de pronto la luz (pero no gracias a lo que te enumero). Que narices ¿por que me tengo que afeitar todos los días si la piel de mi cuello se resiente? al que no le guste mi barba de una semana que se aparte. Si salgo a pasear con mi perro y me pone perdido de barro ¿que pasa? cuando llegue a casa ya se lavara. Que comienzas a rayarme la cabeza, con que si ... y no me interesa el pedido, "pues va Ud a la mierda". Es un cambio de vida a mejor con el consentimiento de tus médicos que te instan a que no guardes nada dentro.
Hacer lo que uno desea, mientras no hagas daño a nadie es la mayor felicidad que se puede tener.
Al fin y al cabo, de un modo u otro todos nos molestamos un poco.

Jose Zúñiga dijo...

Quiero contarte y te lo cuento, Emibel: podemos. No es fácil, pero se puede, yo intento hacerlo cada día.
Bs

david dijo...

Pues la verdad es que es un rollo crecer, yo veo a mi peque tan feliz, sin problemas, tan inocente que me da lástima que tenga que pasar por todas las pruebas que te pone la vida.
Pero es la vida, no??
Hay que pasar por ella de la mejor manera posible, dejando los mejores recuerdos y si se acuerdan de ti para bien.... pues mejor. Besitos y feliz semana.

Suso dijo...

Los tiempos cambian y los años pasan, lo bueno es que palpite ese niño que se lleva dentro, que no pierda la magia y la ilusión por las cosas, aunque crecer es inevitable y la vida va desgastando. Lo bueno es recordar y sentirse niño otra vez aunque sea un rato...

campoazul dijo...

Crecemos y tenemos que comportarnos, pero con unos límites que nos permitan vivir con nuestras ideas e ilusiones, unas normas que no nos martiricen y nos hagan esclavos de la propia sociedad. Pienso. Salgo de casa peinada porque en casa también me peino, no acostumbro a pintarme por lo tanto lo hago cuando a mi me apetece, no digo todo lo que pienso, (claro está), pero tampoco voy en contra de mis ideales..., en fin, dentro de un orden me considero un poquito niña aunque la inocencia ya se hizo mayor.

Muchos besos.

FABIA dijo...

Cuanto te echaba de menos mi niña.
mi formula para sentirme niña es estar en contacto con niños, ya sabes, con ellos pierdes el pudor de los adultos, juegas, te tiras por el suelo, no te importa ensuciarte comiendo un helado, etc. Mi pequeño principe me mantiene agil y con los anteriores ya habia cogido mucha práctica.
En cuanto a la sinceridad...eso te lo cuento en privado ¿si?.
Mil besos preciosa, no me desaparezcas tanto tiempo.

Nefertiti dijo...

Creo que nadie es sincero 100%, muchas veces por no hacer daño a la otra persona.
Respecto a lo de ser niño yo me quedaría con los 24 añitos (época ideal).
Besosssssssssss

medianoche dijo...

Porque no podemos hacer de cuenta que aun en algún momento de la vida podemos hacer cosas de niños, si podemos, sin lastimar a nadie, cuando nadie nos ve, podemos, ya sé que debemos comportarnos como adultos es necesario, de lo contrario el mundo no funcionaria bien, pero yo te cuento que hago cosas de niños por lo menos una vez al mes… si, jajá, y me siento muy feliz de poder sentirme niña, luego sigo con mi rutina de adulta jajá, Emibel que linda reflexión me llego al corazón.

Besitos

emilio dijo...

No te dejaré yo que vueles, si no me llevas contigo al país de nunca jamás o al que prefieras amor.

Habiéndote encontrado, los recuerdos de la niñez quedan lejos, pero me encanta pasar los años contigo, y sé, que como a tí, me queda esa chispa todavía para que lo pasemos bien.
Fuera nostalgias, nos queda mucho por vivir...
Te quiero, un besazo.

Flautista de Neón dijo...

Da la casualidad que tuve una gran amiga, de la cual el destino separó de mi lado, que me llamaba Peter Pan, porque me gustaba mostrar al niño que llevo dentro.

No obstante, la madurez me impide comportarme como niño ante el mundo. Sólo lo hago cuando estoy realmente a gusto con alguien.

Ahora, la vida me ha enseñado muchas cosas. Ahora, me gusta comportarme tal como soy. Ahora, sé que llevo una parte de Peter Pan en mí.

Un abrazo, amiga Emibel. Te he echado de menos. Un placer saludarte de nuevo.

Primavera en Otoño dijo...

^Pues me niego a perder a esa niña que llevo dentro, a ver que los niños los hacemos cada dia mas mayores por nuestra forma de actuar con ellos, a violar la inocencia de un niño y estar quieta ante este horror sin hacer nada, me remueve mi interior la capacidad de los mayores de enseñar a los niños a ser mayores y jugar sobre todo con armas, terrible.
Primavera

pluvisca dijo...

hay muchas cosas que si podemos ahcer, siempre que no nos importe lo que digasn los demás.

No podemos ser siempre tal cual, la sociedad no nos lo permite, hay que ponerse la careta en ocasiones...cuestión de supervivencia mi niña.

Yo suelo volar al pais de Nunca Jamás, tengo una casita en un arbol alto y muy verde...¿vendras conmigo algún día?

Un abrazo princesa de ojos grandes

anjali dijo...

Vaya, por fin vuelves!!!!
Publicas en tu blog, te asomas por los nuestros..., deveras que te he añorado!!!!

Creo que este tema es mucho más complicado y profundo de lo que a simple vista parece, Emibel.
Conseguir ser adulto, en cuanto a sabiduría y aprendizaje de la vida, pero niño, en cuanto a inocencia y a espontaneidad, es lo que yo quisiera poder conseguir en la vida.
Es dificil compaginar las dos cosas y salir airoso, deja salir al niño cuando estes con niños y permitete pisar charcos y comer tarta con las manos.
Y si te nace, cuando estes con los adultos, se más permisible y sal sin maquillar, o menos peinada, o se sincera siempre que no llegues a ofender.
Un besito sincero desde mi niña traviesa.

Juanjo dijo...

En primer lugar Emibel,encantado de volver a leertwe.
En cuanto al interesante tema que planteas quiero pensar que hay una parte de nuestro niño que nunca nos abandona.....yo al menos intento cuidarla y cultivarla y renuncio a despedirme de ella......ahora bien:tampoco podemos ser adolescentes perpetuos.....la vida cambia y tu con ella,aparecen obligaciones o simplemente vivencias que antes no tenias y por lo tanto es normal que tu manera de enfrentarte a la vida sea tambien diferente.
En definitiva:que no se si te he ayudado,pero yo sin renunciar a mi faceta de niño,me enfrentare a mis problemas como un adulto
Besos

LA CASERA dijo...

¡QUE PENAAAAAAAAAAA!
ASI ESTOY YOOOOOOOOO
AINSSSSSSSSSS
QUE NO QUIERO QUE LA VIDA PASE TAN RÁPIDAAAAAAAAAA, Y LA MIA VA VOLANDOOOOO

SOYPKS dijo...

Hola amiga querida, hoy he salido a visitar a los amigos bloggero, no siempre me alcanza el tiempo para hacerlo, pero cada vez que puedo lo hago, recibe un abrazo a la distancia.
____________________●
_________________●
______________●
__________●
______●
__●
☻/
/▌
/ |

S. dijo...

No quiero ser Peter Pan...me perdería demasiadas cosas por ser niña...

Angus dijo...

¿ Quién no tiene algo de Peter Pan?.

Maripaz Brugos dijo...

Pues si Emibel,no quiero perder en mi interior la niña que llevo dentro. Los niños poseen un cúmulo de riquezas que conviene llevar siempre al lado. Quizá asi, sea mas llevadera nuestra vida de adultos.

Un beso

disancor dijo...

Si somos niños felices, nos gustaría seguir siéndolo. No entrar nunca en el mundo de responsabilides, de agobios, de hipotecas y todas esas cosas de mayores.
Un beso.

Carmen dijo...

Siempre hay que reservar un rinconcito para que nuestro niño interior juegue a sus anchas. Hay que mimarlo y cuidarlo.
Pero en la vida, Emibel, hay un tiempo para cada cosa; hay que vivir cada etapa y dar el testigo a la siguiente. No debemos ser eternamente Peter Panes ni Wendys, es necesario madurar y vivir plenamente lo que la vida nos reserva en cada momento.

Emibel, creo que lo más importante es ser siempre sinceros con nosotros mismos y no ocultarnos nada, aunque duela.

Un abrazo.

Ardilla Roja dijo...

Yo creo que si podemos hacer todo eso, lo que ocurre es que pensamos demasiado en los demás. En si les hacemos daño, en lo que puedan pensar, en lo que nos digan... Aunque realmente no nos importe qué piensen determinados individuos, nos afecta como puedan encajar ese pensamiento otras personas que si nos conciernen, como puede ser los padres, los hijos, los hermanos...

El niño es inocente y sincero porque no le preocupa nadie mas que él. Si los adultos nos comportásemos como nos dicta el instinto, nos tacharían de maleducados, egoístas, malas personas...

Si soy sincera? Creo que si. A veces disfrazo las palabras de cortesía para decir lo que pienso. Otras me pueden las vísceras y me disparo; pero si, suelo mostrarme como soy.

Eso no implica que que lo que hoy veo blanco, mañana pueda verlo negro. Como humana me equivoco mucho.

Un besico, maña.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Qué dulce entrada, Emibel. ¿Porqué perdemos "eso"? Yo también extraño a Peter Pan...

Cariños!

Teresa dijo...

Y quien ha dicho que no podamos seguir haciendo de niños...

La niña que llevo dentro, de vez en cuando hace cosas con las que me divierto muchísimo, les parezca mal al mundo o no.

Tanto me da que me da lo mismo.

Ayer en una cafetería de buena reputación me comí un sándwich vegetal con las manos, a pesar de que me pusieron cubiertos, y lo feliz que fui comiéndomelo con ellas, embadurnándome de mahonesa, jajajajaja, que me miraban ya lo se, pero yo era la que estaba disfrutando como adulta….

ღ°´¨)¸.•´¸.•ღ°´¨) ¸.•ღ°¨)
(¸.•´ (¸.•`ღ° ..:¨¨ღ°¨ღ°teresaღ°¨ღ°¨ღ°

Loli Salvador dijo...

Hoy la inocencia no dura casi nada, curiosamente conforme me hago mayor soy más natural, menos encorsetada en mi manera de hacer y de decir, no me preocupa tanto el que dirán.
Soy la primera en chuparse los dedos si la ocasión lo requiere y en salir a la calle con la cara lavada, que nada nos condicione pero también trato de expresar de modo adecuado las opiniones, sin temores, huyo de la falsedad y la adulación, sería fingir lo que verdaderamente se siente, respeto la conducta de los demás aunque no se parezca a la mía y muy recientemente he aprendido a decir no y a hacer críticas constructivas, dos cosas que se me daban muy mal.
Hay momentos en la vida de tanta importancia que las cosas triviales pasan a segundo plano, se minimizan. Y no quiero ser niña porque dentro de esa sinceridad infantil, quizás como cualquier niño, quien sabe si en alguna ocasión pude ser cruel sin proponérmelo.
En nuestro trato con los demás lo que todos queremos es evitar conflictos que no es lo mismo que vestirse con una capa de engaños, es competencia personal, lo que nos capacita para dirigirnos en la sociedad y que sin duda repercute positivamente en todos los aspectos de la vida.
Emibel, has regresado al blog con mucha fuerza pero no salgas sin peinar que murmuran los vecinos.
un beso y buenas noches.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un beso.

MORGANA dijo...

EMIBEL..he estado medio ausente y aunque aún lo estoy te dejo un regalo en mi laberinto.
Cuídate.
Morgana.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Sabes? Peter Pan es el patrono de los panaderos.... no?


Saludos y un abrazo.

Ut dijo...

Que bonita entrada!! Yo echo mucho de menos el poder hacer todo lo que dices sin pensar más allá de qué es maduro o inmaduro. Pero finalmente no lo hago, supongo que estoy muy condicionado por lo que puedan opinar de mí.

De crío me encantaba meterme en todos lo charcos que había por la calle.... hoy en día también, pero solo lo hago cuando no me ven...je,je

Un beso

UT

estoy_viva dijo...

Con los años vamos perdiendo tanto, y una la capacidad de ser niños, de disfrutar con antaño aunque sea por unas horas y dejar los comportamientos de adulto mas serios algo alejados.
con cariño
Mari

GOGO dijo...

yo te diria mi estimada "Wendy" que esta noche dejes la ventana abiertaa...no pierdas la ilusionnn..nunca se sabee..

lujito leertee amigalmaa..!!

mi cariñoo entregado en manoo..!!

latrís dijo...

Bueno, creo que hay que saber evolucionar, pero sin perder nunca nunca la esencia del niño que fuimos!
Un besote Emibel. Tienes un regalito en mi blog, por mis ausencias, jeje

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Siempre he pensado que la mente tiene más fuerza que el cuerpo, porque aunque éste algún día no pueda moverse, nuestro ser se rige por lo que somos, por lo que conocemos, creemos, amamos, soñamos...

Ahí estará cobijado siempre el niño que fuimos, compartiendo sitio con el adulto de hoy. A veces es importante que ambos se den la mano.


Un beso.

Adelaida.

Montxu dijo...

¿Quién pregunta por mí?
....¡Ahhh! eres tu Emibel
añoraba el suave tintineo...
...¡Si! el de tu sonrisa.
Sonríe amiga mía, y vuela,
vuela deprisa.....
¿Acaso no ves, allí a lo lejos?
El lugar de tus anhelos.

Para el viaje, mil besos.

Saritísima Chapeau dijo...

MA RA VI LLO SO. ¿Qué es realmente la madurez? Si me echo una risotada en clase oigo que me llaman "cría", pero sin embargo ponerse frases en el cuaderno del Canto del Loco, llenas de un significado penetrante (...) no es para nada inmaduro. ¿A quién se le ocurrió que llevar zapatos de tacón era más elegante? ¿Quién dijo que llevar un gorro en un sitio cerrado es de... mala educación? ¡Quién es la educación!

Sólo nos quedan los sueños, los poemas, la música y el arte en general para no dejar de ser niños. Estoy segura de que tu sigues siendo una niña y, de verdad te lo digo con toda mi SINCERIDAD, que espero no dejar de ser una niña cuando yo tenga tu edad. Orgullo artista, orgullo infantil.

Espero que todo te valla de cine, amiga. Un besazo tremendo.

Ricardo Miñana dijo...

Bendita la inocencia de los niños que viven en su mundo imaginario,
lleno de ilusión,
aunque parece un poquito melancolico el texto, muy bien escrito.
un placer pasar a leerte.
que tengas una feliz semana.

estoy_viva dijo...

Pues prefiero seguir teniendo a esa niña interior y de vez en cuando poder sacarla, asi seguro que no me hago mayor, mi espiritu siempre estara lleno de esa niña que llevo dentro.
con cariño
mari

LEON PLATA dijo...

Creo que siempre extrañaré la vivaz sensación de absoluta libertad que le propiciaba la lluvia a mi niñez; me impregnaba de vitalidad el no contener el impulso de saltar bajo el aguacero como sintiéndome una gota de este orden natural que con la adultez se estiliza tanto... anegaba mi imaginación las lluvias matutinas que convertían en un océano de aventuras interminables el patio de mi casa; entonces mis barquitos de papel navegaban felices hacia el encuentro de nuevas emociones...ahora en cambio debo guardar, por demanda adulta de extrema cordura, las naves diestramente dobladas, en mis bolsillos....

Gracias por permitirme soñar con mi infancia a través de tu escrito Emibel... un gran abrazo te llegue desde el humo de mi café matutino..

vuelvo....

disancor dijo...

De nuevo en la terea, te dejo aquí mis mejores deseos y un beso.

Ara dijo...

REALMENTE MARAVILLOSO, Y BELLO tu escrito.
Me pregunto más de una vez donde está Peter Pan y asi tenerle presente día a día aunque sea por momentos.
Si, nos hacemos mayores y las preocupaciones que eso conlleva te desgatan, te restan energia e ilusión; es como caminar por el barrio de los sueños perdidos pero gracias a ese niño que está en nosotros y que no debemos por nada del mundo dejarle morir; resurgen nuevos sueños, ilusiones y te permites hacer el loco y pasar de todo por instantes.
Esa es la verdadera madurez, cuidar nuestro niño, alimentarlo y no tomarse las cosas tan en serio hasta el punto de reirnos de nosotros mismos; eso lo hago muy a menudo para contrarestar.
Un beso enorme y muchos abrazos infantiles mi querida Emibel.
Ara

SOYPKS dijo...

: ♥_____*________________●
♥______♥________________●
_______♥_____♥♥♥♥♥___♥♥♥♥♥
_______*____♥♥♥♥♥♥♥_♥♥♥♥♥♥♥
_______*____♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥
________*___*♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥
_________*____♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥
__________*_____♥♥♥♥♥♥♥
_________*________♥♥♥
________*__________♥
__♥♥♥♥♥___♥♥♥♥♥___*_
_♥♥♥♥♥♥♥_♥♥♥♥♥♥♥___*
_♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥___*
__♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥____*
___♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥_____*
_____♥♥♥♥♥♥♥_____*
_______♥♥♥_______*
________♥_______*
________*_______*
_________*______*
___________*___*
_____________*_*
_______________*
________________*_
_________________*_
_________________♥
____♥♥♥*_____♥♥♥
__♥♥♥♥♥___♥♥♥♥♥♥♥
_♥♥♥♥♥♥♥_♥♥♥♥♥♥♥__*
_♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥___*
__♥♥♥ ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥_____*
___♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥______*
_____♥♥♥♥♥♥♥_______*
_______♥♥♥_______*
________♥____
Hola querida amiga, como le dije al amigo Emilio, he tenido muchos inconvenientes para acceder a mi blogger, pero ya creo que se arreglo. Un abrazo a la distancia y gracias por venir a verme.

disancor dijo...

Mia mejores deseos y un beso.

Ricardo Miñana dijo...

Que tengas un feliz fin de semana.
besos.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola emibel!
Una reflexión, que se me antoja como de chocolate.
Simplemente es cuestión de ser como somos,
cumpliendo unas reglas marcadas por la necesidad de ser feliz.
los impulsos quizás un poco mas controlados, por el ¡Que dirán!
Pero poco más, todos somos, y seguimos siendo como fuimos en nuestra niñez
Solo cambio el envoltorio…

Saludos de J.M. Ojeda.
P.D. Buen fin de Semana.

MTeresa dijo...

Nunca debemos perder
la ilusión de la niñez,
la inocencia de la infancia,
en algún lugar de nuestra alma
tenemos que ser niños
para sobrevivir al ser adulto
que somos

Yesi dijo...

Holaa Emibel, si que tienes razon Crecemos pero creo sinceramente que todos tenemos nuestro niñ@ dentro Todos tenemos nuestr@ Campanilla o Piter Pan, yo al menos la tengo, pero controladaaa eee no he probado volar todabía jajajaj.

Tienes una invitacion a mi Espacio, espero que te pases y que te guste.

y Bueno aqui tienes una seguidora mas.

Besos y un fuerte Abrazo.

LA CASERA dijo...

UN BESITO PARA TI, DE ALGUIEN QUE NO QUIERE CRECER, QUIERO VOLVER A LA NIÑEZ, Y NO PUEDOOOOOOOO

Sonia Gluten Free dijo...

Consesenta años, madre, abuela y profesional....hago "casi siempre" lo que quiero...hace años, decidi ( despues de mucho pensar)
que ya esra hora...
Soy una mujer relativamente feliz, me lo paso bien, hago lo que me gusta....mi estomago, mente y corazon estan coordinados.

un besito y gracias por esta entarda me ha encantado
sonia