Seguidores

jueves, 22 de octubre de 2009

REFLEXIÓN SOBRE LA VIOLENCIA DE GÉNERO


A María hoy la han maquillado con una sombra de ojos un tanto violácea, le han puesto un colorete en sus mejillas color rojo, su carmín es inexistente y su rostro, su bello y agrietado rostro es blanquecino.

María era una mujer bella, inteligente, buena, que lo único que buscaba en la vida era formar una familia y vivir.

¿Qué pasó en la vida de María? Se casó, tuvo dos hijos..........todo era perfecto pero la sombra de los celos, de la bestialidad apareció en su vida.

Juan, un hombre de aspecto lánguido y bonachón,se transformaba al llegar a casa; un hombre culto, un hombre de fácil palabra que caía bien a todo el mundo.

En su trabajo acariciaba las teclas del ordenador; en su casa, esas mismas manos ,esos mismos puños golpeaban violentamente el rostro de María. "Eres mía, zorra inútil, que no sirves para nada", increpaba Juan a su esposa.

María ya no respondía, acurrucada en un rincón de la cocina, cubriéndose el rostro con sus brazos lloraba sin llorar, ya no tenía lágrimas, ya no sentía dolor. Tan sólo deseaba que aquéllo terminara antes de que sus hijos volvieran del colegio.

Tras darle una brutal paliza, la tumbaba sobre la cama y la violaba salvajemente, Juan tiraba fuertemente de la larga melena morena de María y le decía: " Si te gusta, puta, verdad que te gusta?

Terminado todo, esta bestia se quedaba completamente dormido sobre aquélla cama de sábanas de seda negras.

María íba al lavabo, lavaba su cara, se peinaba, se colocaba bien su ropa y recibía a sus hijos con una sonrisa,les preparaba la merienda mientras los niños le contaban sus cosas del cole.

Eran los únicos minutos en los que María era feliz, tristemente feliz.

Un 22 de febrero, sucedió lo cotidiano, siempre era igual y ya nunca más sería lo mismo.

María estaba lavando su rostro, se observó, no se reconocía. Con toda su fuerza rompió aquél espejo confidente de sus desdichas, su sangre resbalaba por su camisa blanca.

Hoy 23 de febrero hay reunión familiar en casa de María, María está tranquila, hoy no se ha maquillado, su rostro blanquecino y frío refleja serenidad, hoy no lleva sombra violácea, sus manos entrelazadas ,aquellas manos que tantas meriendas preparó, que tanto amor dieron, están firmes y seguras, su vestimenta es blanca, como su camisa del día anterior, pero sin manchas de sangre.

Y María al final descansó, ya aquéllas manos nunca más acariciarían el rostro de sus hijos......Jamás!!


REFLEXIÓN: Cuántas Marías hay en nuestras vidas!! ¿Cuándo se va a terminar con esta violencia? ¿Cuándo la justicia va a ser justa?

Mujer, no permitas que un hombre te degrade, pon un "stop" firme a la primera bofetada, pide ayuda, grita..................grita a los cuatro vientos "YO VALGO, YO SOY ÚTIL,YO NO SOY POSESION DE NADIE y.....huye..........huye de estas bestias que lo único que merecen es la muerte.

MUJER, NO SEAS UNA MARÍA MÁS!!!!

Safe Creative #1001185337553

4 comentarios:

estoy_viva dijo...

El problema es que el maltratador empieza verbalmente achicando a la persona haciendola comprender que no vale nada, despues de eso viene las palizas pero ya se siente unas mierdas...perdon por la palabra...
No hay que permitir que empiecen a insultar a empequeñecer a la persona porque ellos se crecen y cuando antes se escapen de ellos mucho mejor.
Creo que para que esto acabe es endurecer mucho las condenas que se mueran en la carcel pero haciendo trabajos forzados.
Me gusto mucho tu blog, volvere.
Con cariño
Mari

Teresa dijo...

Hola, este tema me toca muy de cerca. Lo viví, lo sufrí, tuve el coraje de denunciar a pesar del miedo, de las amenazas. Hoy puedo decir que ha merecido la pena, soy libre de pensamiento y de acción. SOY LIBRE.

Me pasare por aquí, me gusta esta casita tuya, es muy acogedora.
Un abrazo.

emilio dijo...

Duro relato escrito con tu gran maestría. Es un placer poder leerte, pero porfi, no nos hagas llorar siempre.
Un besazo cielo... perdona por no comentar más, tu lo has dicho todo, hermosamente además.

Reflexiones de Emibel dijo...

Mari,no pidas perdón, estás en tu casa y puedes expresarte libremente como quieras. Por lo demás estoy de acuerdo contigo en todo tu comentario.
Gracias por tu halago y me alegrará leerte.

Teresa, siento tu mala experiencia y me alegro leer esas palabras SOY LIBRE. Felicidades. Me alegra que veas acogedora tu ahora casita, vuelve siempre que quieras.

Emilio, sageraoooooooooooooo. No es mi pretensión hacer llorar sino escribir lo que me dicta el corazón y tratar los temas que me duelen, temas de mujeres sobre todo, tú lo sabes aunque éste afortunadamente yo no lo haya vivido.
Me gustan tus comentarios

Besitos a los tres