Seguidores

martes, 9 de febrero de 2010

La subasta




Aquella habitación olía a perfume barato. Cortinas de raso rojas con flecos dorados. Ventanas entreabiertas que dejaban escapar el humo a tabaco negro. Suelos de madera ennegrecidos por las pisadas sucias de sus ocasionales habitantes. Sillas estilo rococó con patas cojas por antiguas. Divanes desgastados por el uso.
Mujeres que corren por sus pasillos preparándose para el espectáculo. Colorete extravagante, en sus mejillas, pelos cardados, largas pestañas postizas casi rozando sus párpados, labios pintados de un rojo carmesí perfilados en negro, ojeras pronunciadas, surcos profundos en sus comisuras, pechos alzados apretados por un rígido corset de raso plateado, medias enrejilladas de algodón, zapatos de fino tacón de charol.
Corren y corren, el espectáculo va a comenzar.
Subidas en una plataforma giratoria, una al lado de la otra, miran expectantes a su público que entra en aquella habitación maloliente a tabaco negro y a perfume barato.
Una dama entrada en años saluda a los espectadores.
Comienza la subasta.....

32 comentarios:

Paco Alonso dijo...

Excelente relato, por momentos la vista no era necesaria.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

fiaris alfabeta dijo...

muy buen relato ,seguira?????????cariños

Elena dijo...

Magnífica descripción, Emibel.
He visto la escena perfectamente, no te ha faltado ningún detalle.

Besos.

pluvisca dijo...

Buenisima descripción de un lupanar, con la parte más sórdida y oscura de ellos, que en según que lugares, seguro que son asi.

Un beso de cielo

Flautista de Neón dijo...

Un relato breve, pero intenso, en donde el olor del perfume barato lo pude percibir. Pude ver la escena, sin esfuerzo, sólo leyendo tus palabras.

Un saludo, de un admirador.

JotaEfe dijo...

Vaya vida esa, la de estas mujeres, digo. Hay veces que lo pienso: sopotar vejaciones, tíos de todo orden, color y apariencia, etc., etc. Y que haya gente en el mundo de hoy que se vea obligada o extorsionada a dedicarse a eso.

Por cierto, si la subasta es de pisos, me apunto, que quiero uno, jajaja.

Besos¡¡

Teresa dijo...

Este micro-relato tiene que seguir, no nos puedes dejar así...

Besitos princesa.

Baiba dijo...

Comparto con tus seguidores lo descriptivo que es este relato, parece una película, lo he visto todo perfectamente, pero no nos puedes dejar así, esto continuará, no? Gracias por estas perlas. Besos!

juanjo dijo...

El relato esta perfecto tal que asi Emibel......y la continuacion se debe dejar a la creatividad imaginativa de cada uno,no crees?
Un abrazo

Suso dijo...

Excelente, el detalle de tu descripción te lleva allí, sin más..
besos

disancor dijo...

Excelente retrato. Maravillosa descrpción de unas mujeres diferentes, distintas. Se pueden oler hasta sus perfumes.
Un beso.

MORGANA dijo...

me calaste hiondo emibel..muy bién narrado pero duro...¿sabes quién soy?¡¡¡sorpresa!!la que se marchó y volvió con otra identidad .Te enlazo.
mil besos.
Morgana

campoazul dijo...

Muy bueno... como relato, pero muy duro como realidad y lo malo que es eso: realidad.

Un beso.

Ardilla Roja dijo...

Una situación muy triste la de las chicas, Emibel. Su corazón acaba endurecido como el de las muñequitas de porcelana del poema.
Al ver a estas de carne en ese escaparate me he acordado.

Un abrazo.

Mariola dijo...

Por un momento me he sentido como una de ellas... corriendo por los pasillos estresada, con las prisas, procurando pintarme lo más posible, como esos pájaros de mil colores (esto se me viene a la mente por la musiquilla que tienes puesta), mucho color, hay que llamar la atención...

No sé si alguien daría un duro por mí, me sentiría como parte de una exposición, sin vida, sólo cuerpo, a expensas de que alguien quiera aprovecharse a buen precio, o aprovecharlo sin más...

Mi vida en un escaparate, al desnudo, no puede ser... es terrible que la necesidad haga estas cosas, que tu intimidad quede expuesta al mejor postor, o a cualquiera que pague algo...

Y lo peor, es que después de exponernos, nadie nos escoja, encima, para más inri, no sirve de nada tu propia humillación, porque te sentirías humillada también por ellos.
Mire como lo mire, es una tragedia... perfectamente representada.

Besito

david dijo...

Hola, aquí está la visita prometida, me cojo una cervecita, vale?? y por supuesto me quedo un rato, si me dejas, claro.

emilio dijo...

Bellamente descrito el lugar, la situación y....
Triste realidad, podría ser una exhibición de damas ante los clientes, o tal vez algo peor, una auténtica subasta en una venta de mujeres... Pero la mujer sigue siendo la triste protagonista.

T.A.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Otra día que me tienes or aquí disfruntando de tus letras...

Saludos y un abrazo enorme.

BB dijo...

Hermoso escrito, muy descriptivo te sientes en la escena...
Gracias!!!
Un fuerte abrazo Emibel, a ti y a tu esposo..
BB

ANJALI dijo...

Me ha recordado a aquellos tiempos del moulin rouge y aquellas mujeres del cancan.

Cuando la madam sentada en el saloncito con sus clientes llamaba.

"¡¡¡chicas ... al salón!!!"

"¡¡¡chicas ... a la chambre!!!"

Me alegro de que no hayan decaido ni una pizca tus ganas de escribir!

Un beso y un arrechuchón bién fuertes.

Loli Salvador dijo...

Hola Emibel, yo también me alegro de que corras un tupido velo y que siga la fiesta, aunque me he enterado un poco tarde porque he estado fuera examinándome.
Las exigencias del guión de tu relato breve piden a gritos continuidad.
Buenas noches para ti y compañía.

GOGO dijo...

Emibelllll..!! cuanto climaaaa..!!

nos llevastee con tu magiaa al sitioo exactoo donde decir decidee..!!

mas que bien logradoo..!!

lujito leertee..!!

mi cariñooo siempree cerquitaaa..!!

Carmen dijo...

Un título perfecto: Subasta... de carne humana.

¿Triste? La hipocresía social, que trata de esconder la realidad.
No me parece triste quien la ejerce, porque en la mayoria de los casos es una opción.
Tampóco quien responde a una oferta.

Un relato muy descriptivo ¿será así en la realidad?

Un fuerte abrazo.

Ipnauj dijo...

¿Alguien ofrecerá pagar con comprensión y cariño?

Un gran saludo.

Reflexiones de Emibel dijo...

Paco, gracias por tus palabras. Un abrazo.

Fiaris, no, no seguirá; es un micro que deja la continuación a merced de la imaginación de cada uno. Un abrazo.

Elena, siempre tan amable. Un beso.

Pluvisca, pues no sé cómo serán, nunca estuve en ninguno. Besos, preciosa.

Flautista, imagino que su olor será así. Gracias por tu comentario. Un beso, amigo.

Jota, tienes razón, mejor acudir a una subasta de pisos. Imagino que estas mujeres tienen una vida dura.
Un beso.

Teresa; gracias cielo pero no puede continuar. Lo dejo a tu imaginación. Besotes.

Baiba, te digo como a Teresa, no puede continuar, con el micro dejo que sea la imaginación la que vuele. Un abrazo.

Juanjo, totalmente de acuerdo contigo, eso mismo comentaba anteriormente. Sé bienvenido y un abrazo.

Suso, tus palabras me llegan... Un abrazo.

Disancor, gracias por tu generosidad, se nota que eres mi amigo. Un beso.

Morgana, me gusta hacerte sentir. Suerte con tu nuevo blog. Un beso.

Campoazul, sí, ojalá fuera ficción. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Ardilla, tienes razón, no me dí cuenta que los dos escritos tenían más ó menos el mismo escenario con una gran diferencia de protagonistas. Un beso.

Mariola, me gustó tu comentario y tu forma de expresarte. Gracias, bonita. Un beso.

Reflexiones de Emibel dijo...

David, como si estuvieras en tu casa. Cógete una que están en la nevera y tráeme una para mí. Me encanta que estés quí. Gracias. Un beso.

Emilio, gracias vida. Sí, mis protagonistas casi siempre son mujeres, mi idea era más del tráfico de mujeres, más que de la prostitución pero, bueno, todo va unido. Te amo, cielo.


Sonrisa de H, me alegro de tu disfrute. Un abrazo.

BB, gracias por tu comentario. Recojo mi abrazo y le doy el otro a Emilio. Un beso.

Anjali, nunca decaerán, ¿lo dices por el post anterior? Es muy poquita cosa para que éso pueda conmigo (jajjajaaj) Besos, guapetona y gracias por tus palabras.

Loli, qué tal tus exámenes?? Casi mejor que no te hubieras enterado, bahh tonterías!!! No pasa nada.
Continuidad? No, lo dejo a tu imaginación. Un beso, amiga.

Gogo, gracias bandolerooo, el lujo es tenerte y leerte. Besazos.

Carmen, si es así en la realidad no lo sé ni quiero saberlo. A veces será una opción, lo respeto, pero en otras ocasiones serán obligadas, éso es lo detestable. Un besito.

Ipnauj, bienvenido, espero que te sientas cómodo.
Yo creo que nadie acude a uno de esos sitios ofreciendo comprensión y amor, más bien obtener una mercancía para satisfacer cualquier tipo de necesidad. Gracias por tu comentario. Un abrazo

J.C. dijo...

hermoso relato!! he querido darte un detallito y lo puedes ver en mi blog te dejo un fuerte abrazo y saludos!!

Ángeles Hernández dijo...

Al describir la habitación ya empieza a intuirse la sordidez de lo que luego continuará.

Ellas , no obstante, se afanan con su colorete, su corsé o sus pestañas postizas, corriendo por los pasillos. Han de estar a punto, para el espectáculo, para el espectáculo de su propia subasta, en esa plataforma giratoria donde se venden al mejor postor.

Describes con acierto una situación francamente penosa, explicitamente dura.

Me pregunto si no hacemos lo mismo , de manera más larvada pero no menos detestable , cuando vendemos nuestro alma, nuestro trabajo, nuestras ideas o nuestros sueños, a quien nos da de comer: patrono, marido, moda...
Tiranos de cualquier especie a quienes nos entregamos por..¿Por qué?

Degeneración Espontánea dijo...

Me ha gustado mucho tu texto, quizá te interese participar en un fanzine. Visita nuestro blog e infórmate:

degeneracion0espontanea.blogspot.com
degefanzine.blogspot.com

MTeresa dijo...

Magnífico, amiga
una excelente descripción,
realista,
y un tema espeluznante
quizá no tan lejos
de nuestra realidad.
Un abrazo

Reflexiones de Emibel dijo...

J.C., gracias amigo; pasé por tu blog y ví mi regalo. No me van mucho lo de las cadenas pero te diré que me hizo ilusión que por un segundo tuvieras en tu mente mi blog. Lo cuelgo este finde que las respuestas tienen su "aquel".
Gracias de nuevo. Un abrazo.

Angeles, gracias por comentar. Yo no sé cual es tu caso y lo respeto. Hablo por mí respondiendo a tu pregunta, para nada me vendo, absolutamente a nadie, ni a mi marido, ni a mi jefe, ni a modas ni a ideas ni a la madre que me parió.
Un abrazo.

Degeneración, gracias por el comentario y por la proposición. Lamentablemente no tengo tiempo para casi nada, no obstante os seguiré y suerte con vuestra obra.
Un abrazo.

MTeresa, gracias por tus palabras. Esperemos que esta situación se encuentre lejos porque va a ser imposible que deje de existir. Un abrazo.

LEON PLATA dijo...

Un post que no escatima detalles en su prosopografía, y que no contento con ello se aproxima con elegante fluidez a la descripción del sinuoso brillo de una atmósfera espesa, rancia, decadente, pero vital en el colorido de tu pluma...

Mil gracias Emibel